Los 1200 pericos tuvieron un excelente comportamiento en el Molineux Stadium, y ello propició incluso que la policía inglesa felicitara al club por el gran comportamiento que tuvo la afición blanquiazul. Ha sido el desplazamiento más masivo de la hinchada blanquiazul desde hace mucho tiempo por tierras europeas.

Si bien es cierto que siempre tiene que haber alguien que de la nota, y en esta ocasión no fue una excepción. Un seguidor perico, de 24 años de edad, fue detenido por proferir gritos racistas. El aficionado en cuestión fue avisado de su comportamiento y al continuar con el mismo fue detenido por la policía inglesa.