El Espanyol se encuentra ahora mismo en mitad de tabla y eso significa que para la temporada que viene tendrá un tope salarial de 50 millones de euros. Mister Chen ha sido claro en su mensaje, vamos a reforzar la plantilla pero sin hacer locuras. Ningún jugador será fichado por más de 4 millones ni los sueldos serán superiores a los 2. Las finanzas, que tanto le están costando equilibrar, no pueden volver a caer en números rojos.

Deuda y fichajes

De momento la cifra exacta que disponen para materializar las nuevas incorporaciones Lardín y Quique Sánchez Flores no se conoce. Lo que parece claro, según Marca, es que ningún jugador se fichará por más de 4 millones de euros. No importa si se logra una salida que aporte mucho dinero porque en ese caso habría que dividir las ganancias.

En los traspasos tan solo la mitad de lo que se consiga se reinvertirá en nuevos fichajes. El resto debe dedicarse a continuar pagando la deuda que tiene el club. La idea es confeccionar un equipo competitivo que luche por Europa pero sin tirar la casa por la ventana. El equilibrio económico y el deportivo es vital para el presidente y no va a dejar que desaparezca ahora.

Chen Yansheng lleva ya invertidos 150 millones de euros en el Espanyol y ahora es cuando el equipo empieza a tener cierta libertad para fichar. Esta nueva situación en la que se encuentran los pericos no deja libertad absoluta para poner el talonario. A parte del límite de los 4 millones, el presidente ha dejado claro que ninguna ficha será superior a los dos millones netos, dicen en Marca.

El tope salarial es de 50 millones para la próxima temporada. La mitad del dinero de las salidas será para pagar la deuda. Cuatro millones por fichaje y 2 en salario los límites de gasto que pone Chen

 Descartados por sus altas fichas

Estas restricciones que pone Mister Chen a la hora de realizar las contrataciones es lo que hace que jugadores como Santi Cazorla o Jesús Navas, estén fuera de la órbita del Espanyol por mucho que se les relacione para la próxima temporada. Su caché, es demasiado alto.

En esta misma línea se encuentra Diego Reyes. El club, el jugador y la afición quiere que el año que viene siga siendo perico. Quique Sánchez Flores ha asegurado que tiene claro que quiere contar con el central. Sin embargo los 7 millones de euros que pide el Oporto están fuera de la línea económica marcada. No solo porque la inversión sería muy alta, sino también por la cantidad de fichajes que quiere hacer la entidad.

El tope salarial lo marca Caicedo

La idea en el club blanquiazul es que ningún jugador cobre más de 2 millones de euros netos. Actualmente el jugador que más cobra de la plantilla es Felipe Caicedo, que cobra aproximadamente esa cifra.

Jugadores como Diego López, Javi Fuego o Roberto Jiménez -que se marchará este verano– son los futbolistas que siguen al ecuatoriano en la lista salarial. El techo está en lo que gana el delantero, y ningún jugador, ni fichaje, superará esa cifra.

El proyecto de la temporada que viene está en marcha. Antes de marcharse a China, Mister Chen ha ultimado los puntos que les faltaban a Lardín y a Quique Sánchez Flores para dar los siguientes pasos. Y aunque el presidente quiere quedar el año que viene entre los 6 primeros clasificados, no será a costa de la economía del club.