Uno de los deportistas más importantes del fútbol catalán, Don Raúl Tamudo Montero, lleva meses trabajando en el RCD Espanyol. Por suerte. El mítico ‘23’ fue el referente de una generación de pericos que han soñado, disfrutado y emocionado con su juego. Cuando en el minuto dos de la final de Copa de Valencia del 2000 le birló la cartera a su ex compañero Toni el futbolista se convirtió en mito.

Pero no fue sólo un gol, fue un grito de esperanza, el de una afición cansada, hundida y sufridora que no tenía una alegría desde hacía sesenta años. Cambiamos el “somos entre los grandes siempre el más modesto, nos corresponde ese puesto y orgullosos de ello hemos de estar” por la ambición. Y luego llegó la final del Bernabéu. Y la de Glasgow. Y el Tamudazo. Y el Delapeñazo. Y el tres a cero al Liverpool el día de la inauguración del nuevo estadio. Todo comenzó un 27 de mayo en Valencia. Y el 23 perico abrió el telón. Que nunca lo olvidemos.

Tamudo no colgó las botas en nuestro club. No debería haber ocurrido nunca, ya que debía haber finalizado su carrera como futbolista en el Espanyol. No pudo ser por una historia de desencuentros que a muchos nos dolió. A Raúl se le acusó de muchas cosas: posiblemente el problema sea que quisimos convertir en nuestro Mesías a un gran futbolista, pero solo un futbolista. Por suerte ha vuelto a su casa por la puerta grande, y con su ejemplo diario en la Dani Jarque, o representando al RCDE allí donde el consejo lo considere adecuado, el sentimiento blanquiazul se refuerza.

Los grandes mitos de nuestra historia han de caminar siempre al lado del club. Les necesitamos y nos necesitan. Una historia que empezó bien en el campo del Hércules en 1997 y que se truncó con su salida por la puerta falsa del club, se ha reconducido. Un aplauso al consejo de administración por reivindicar su figura y a Raúl Tamudo por querer colaborar con ‘su’ y ‘nuestro’ Espanyol.

Sígueme en twitter: @sergifidalgo

Más información sobre mi último libro, ¡Oh Espanyol, mi buen amigo! escribiendo a 23perico@gmail.com