Cuando Mario Hermoso llegó en julio de 2017 para unirse a las órdenes de Quique Sánchez Flores, nadie sabía de él. Era nuevo para todos nosotros. Pero eso no privó de despertar las críticas al club de aquellos que siempre están al acecho para poder malmeter en todo lo que se hace. En fin. El pan de cada día. Eso sí, hoy no hay ni una palabra mala, Hermoso ha revertido la situación con su juego, carácter e implicación en el campo y por unos colores, los del Espanyol.

Hermoso llegó procedente del Madrid Castilla de la Segunda B, para debutar en Primera con el Espanyol en medio del proyecto Mr. Chen. El escenario para debutar no fue el idóneo para un chico de 22 años que llega a la máxima categoría del fútbol español, el Camp Nou y con manita incluida. No obstante, Hermoso es un jugador con personalidad, con garra y carácter, y eso, le ha hecho superar todas las adversidades que se ha encontrado en el camino durante este año y dos meses que lleva en el club.

Mario Hermoso se ha convertido en uno de los referentes de la afición perica

Con 22 años y sin experiencia en primera llegó Mario Hermoso al Espanyol, para ganarse una plaza en el centro de la zaga perica -la otra plaza es segura para David López- junto a Naldo y el internacional Óscar Duarte, pero Mario llegó y convenció a Quique Sánchez Flores, a su cuerpo técnico, al club y la afición. Eso le valió para ser el defensa central durante 18 jornadas consecutivas, hasta que llegó el fatídico día, por decirlo de alguna manera, el enfrentamiento frente al Leganés. Un partido pésimo más un gol en propia puerta relegaron a Mario Hermoso a la grada y al banquillo durante diez jornadas consecutivas, para volver aparecer en el tramo final de liga. Incomprensiblemente, Quique Sánchez Flores sentenció por ese partido.

No obstante las estadísticas durante la temporada pasada fueron buenas. Mario Hermoso fue el octavo jugador de la Liga con más despejes realizados por partido (5,4) e incluso estuvo entre los 50 defensas de la Liga con más pases, siendo el Espanyol de entonces un equipo que se caracterizaba por poco toque de balón.

Tal fue así su temporada pasada, que el Zenit de San Petersburgo o el Real Madrid se interesaron por el central madrileño; y fue sin duda un acierto no aceptar ni una oferta por el central, ya que se ha convertido en uno de los pilares del Espanyol en este inicio de temporada. Ya ha marcado dos goles -es el máximo goleador del equipo- y se ha afianzado en el centro de la zaga en su trigésimo partido con la blanquiazul en su enésimo recital, con gol incluido -el tercero como blanquiazul: dos de cabeza y uno con el pie-, el primero que marca en el RCDE Stadium.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol