El Espanyol de Abelardo llega al Sadar con la necesidad de lograr los tres puntos, todo lo que no sea una victoria en tierras navarras no puede ser considerado un buen resultado, las jornadas van pasando y el equipo debe dar un puñetazo encima de la mesa.

Hoy es una buena opción para ello, ante un rival al que si logramos derrotar lo meteremos también en el “lío” de la permanencia. Los rojillos llegan al partido en un mal momento, y con muchas dudas, sobre todo las que le han propiciado la lesión del Chimy Ávila.

En un Sadar en obras no queda ni una sola entrada, la afición local es consciente de lo mucho que se juega su equipo este mediodía, como lo es la perica que agotó en menos de media hora las 215 entradas enviadas por Osasuna.

En lo deportivo Abelardo no podrá contar con Marc Roca, los nuestros no conocen la victoria sin el 21 espanyolista sobre el césped. Un dato que demuestra la importancia que tiene el canterano en el juego perico. A buen seguro el centro del campo sea cosa de David López y Víctor Sánchez, sin descartar la opción de Ander Iturraspe, que rindió a buen nivel ante el Atlético de Madrid el pasado fin de semana.

En la zona de ataque tenemos la duda de si el míster asturiano volverá a contar con el batallador Calleri y mantendrá la apuesta que hizo la semana pasada por Wu Lei acompañando arriba a un indiscutible Raúl de Tomás. Partido grande ante el que solo nos vale vencer para acercarnos al objetivo de la salvación. Adrenalina a tope, domingo de pasión a la vista.