Óscar Duarte sufre una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda que le mantendrá alejado de los terrenos de juego de siete a ocho meses.

El fútbol ingrato

Partido impecable del tico en Ipurúa que se vio obligado a abandonar el campo a falta de dos minutos para que terminase el encuentro. La mala suerte se ceba con Óscar Duarte, que había vuelto a la titularidad dando la posibilidad a David López de volver a su posición de mediocentro.

El defensa central, se rompió el ligamento cruzado despejando el esférico que podría haber acabado en el gol de la victoria del Eibar, y es que su partido en Ipurúa, destacó por su contundencia.

La expresión de dolor, tener que abandonar el terreno de juego en camilla y las repeticiones por TV no dejaban buenas sensaciones. No obstante, el primer diagnóstico de los médicos fue de entorsis en su rodilla izquierda con inflamación.

Durante la noche del sábado, se confirmó finalmente la peor lesión que cualquier deportista puede tener: la rotura del ligamento cruzado.

Se acabó la temporada

Duarte no podrá terminar lo que resta de campaña liguera con sus compañeros, pero tampoco podrá viajar con su selección, Costa Rica, con la que había sido convocado durante la semana.

El defensa blanquiazul estará durante una semana con la articulación inmovilizada antes de someterse a la operación.

Las soluciones del Espanyol

A nivel deportivo, Quique Sánchez Flores vuelve a tener un dolor de cabeza. Con la lesión de Óscar Duarte, el Espanyol se queda sin centrales, por ello, todo apunta a que David López volverá al centro de la zaga, y Fuego al medio del campo.

Además, el Espanyol aún tiene la posibilidad de fichar algún futbolista libre o de la misma Liga Santander.