El Espanyol llegaba al Molineux Stadium con la ilusión de lograr un buen resultado para dejar abierta la eliminatoria en la vuelta. Abelardo como ya anunció en la previa movió el equipo, dando descanso a los teóricos titulares y dando entrada por lo tanto a los menos habituales. El partido de Valladolid es prioritario para el míster asturiano y es que la situación en Liga aprieta, mucho.

El equipo de Abelardo salió bien plantado al partido y tuvo la primera llegada peligrosa del partido, a los 4 minutos centro pasado de Dídac Vilà que remató forzado Wu Lei e hizo intervenir al portero local. Pero al cuarto de hora llegó el primer jarro de agua fría, en una salida de córner llegaba el primer gol del partido, obra de Diogo, prácticamente sin querer.

Tres minutos después fue providencial la parada de Andrés Prieto en un mano a mano de Adama. El Wolverhampton apretaba de lo lindo, y el Espanyol atrás lo regalaba todo. En el 31 Ferreyra tuvo una clamorosa ocasión de gol tras un monumental error de Rui Patricio, pero el argentino no lo supo aprovechar. El equipo de Abelardo fue creciendo con el paso de los minutos. Nos fuimos al descanso.

Andrés Prieto fue vital en esta acción ante Adama / Getty Images

Tras la reanudación el Espanyol tuvo una buena ocasión para empatar, fue en el 48 de juego, y fue en un remate de Wu Lei tras un buen centro de Melendo, se fue fuera por muy poco. Pero lo que perdonaban los nuestros, no lo perdonaban los ingleses, en el 51 golazo de Neves con un disparo brutal desde fuera del área. Tocaba remar mucho a contracorriente.

Tres minutos después tuvo Wu Lei otra ocasión muy clara en otro remate de cabeza tras un buen centro de Víctor Gómez. En el 60 de juego Abelardo movía por partida doble el banquillo dando entrada a David López y Calleri en el lugar de Iturraspe y Melendo. En el 66 llegaba otro gol local, en otro error de Naldo en el marcaje. La eliminatoria se ponía ya imposible para los pericos.

En el 74 de partido llegaba el último cambio perico con la entrada de Sergi Darder en lugar de Víctor Gómez, que cuajó un partido más que decente en Wolverhampton. La eliminatoria salvo sorpresa mayúscula ha quedado sentenciada, el partido de la próxima semana en el RCDE Stadium será un mero trámite. El equipo no mereció caer de forma tan abultada, pero la realidad es que ellos tuvieron pegada y los nuestros se dejaron ir en los minutos finales de mala manera. El domingo toca Pucela, no se puede fallar.