El Espanyol llegaba al Ramón Sánchez Pizjuán con bajas importantes. Raúl de Tomás, David López y Dídac Vilà no estaban disponibles para Abelardo, todos ellos indiscutibles hasta el momento para el míster asturiano. Sus puestos fueron ocupados por Adrián Pedrosa en el lateral izquierdo, Víctor Sánchez en el centro del campo y Wu Lei en la punta del ataque. Un día idóneo sin duda para que los menos habituales cogieran confianza y demostraran que el míster podrá contar con ellos.

El Espanyol no salió mal en el partido, si bien es cierto que el dominio era sevillista, pero al cuarto de hora centro de Suso y remate de cabeza de Ocampos para poner el 1-0. Tocaba remar contracorriente en el Ramón Sánchez Pizjuán. El conjunto sevillista después del gol apretó de lo lindo al Espanyol, tuvo un mano a mano de En-Nesyri que salvó Diego López.

Sergi Darder era el mejor de los pericos en Sevilla, dirigía bien al equipo en la construcción de juego, pero arriba se apagaban las luces sin Raúl de Tomás. En el minuto 33, llegó la jugada polémica del partido, falta muy clara de Sergi Gómez a Calleri que el colegiado no señala. Después de ver la jugada en el VAR señala amarilla para el central sevillista y falta a favor de los nuestros, en la ejecución Embarba se estrenaba como goleador y ponía el empate en el electrónico de Nervión.

Embarba en el momento de marcar el 1-1 en Sevilla / Getty Images

El Espanyol salió reforzado de esa jugada y se hizo con el control del partido y los nervios atenazaron a los locales, que además tenían la presión de su afición nada contenta con los últimos resultados. Llegábamos al descanso.

La segunda parte no podía empezar de mejor manera, balón largo que peina Calleri hacía Wu Lei que define de forma magistral para ponernos por delante en el electrónico del Pizjuán para locura de los pericos presentes en Sevilla. Los de Abelardo dominaban en el feudo sevillista, incluso con cierta comodidad.

En el 68 de encuentro todo se iba a complicar un poco más, expulsión por doble amarilla de Víctor Sánchez, fue muy clara. En el 71 de partido llegaba el primer cambio perico, Víctor Gómez sustituía al goleador Wu Lei, por entonces el Sevilla apretaba de lo lindo a los nuestros. En el 74 Calero entraba por Embarba, pensando en los balones colgados que iban a meter los de Nervión.

En el 79 llegaría el empate sevillista, de un disparo lejano de Suso al que no podía llegar Diego López. Tocaba sufrir y mucho en el Sánchez Pizjuán para llevarnos algo positivo. Cuatro minutos después Diego López volvió a salvar a los pericos, tremenda mano para sacar un buen disparo lejano de Jesús Navas.

El Espanyol supo sufrir y se llevó un punto de oro de Sevilla, de un campo donde pocos apostaban que sacaríamos algo positivo. Partido completo de los nuestros. Ahora toca pensar en la Europa League, el próximo jueves ante el Wolverhampton. Partido para disfrutar, más después de haber enderezado el rumbo en Liga.