Al Espanyol solo le queda un partido para cerrar su año. Contra el Granada esta noche a las 20:45 se despedirá de la temporada. Su entrenador Quique Sánchez Flores se ha mostrado contento con el trabajo que se ha realizado pero inevitablemente tiene un ojo puesto en el futuro. “La evolución en la madurez y el juego son las dos grandes expectativas para el año que viene“.

El futuro

El objetivo principal del año que viene es llegar a Europa pero para eso hay que ir un paso más allá, y eso Quique, lo sabe. “Hemos de ser capaces en dar un salto que nos permita pensar que competiremos mejor. Ya se consiguió del año pasado a este”.

Aunque también advierte, “otra cosa será si este cambio nos llegará para meternos en el grupo de Villarreal, Athletic, Real Sociedad… El paso al frente hay que darlo sí o sí. Queremos ser mejores, tener mejor sensaciones como líneas maestra y a partir de ahí nos dará o no. Lógicamente será un objetivo superior al que nos marcamos este año”.

El crecimiento del equipo es lo importante y lo que se ha conseguido este año es la base para el siguiente. “Todo lo que sucede este año no es más que la siembra de lo que va a venir. Hay una evolución clara de madurez y juego. Son las dos grandes expectativas para el año que viene. Para eso es importante los jugadores, para generar más posesión. Queremos mejorar también en la calidad física. Que se note sobre el campo”.

Último partido

Granada es el último desafío para los pericos que como han estado diciendo en los últimos partidos, van a competir hasta el final. “Tenemos ganas de competir hasta el último momento. Queremos ganar el partido sin confianzas. Puntuar y a ver qué pasa. Considero que es una muy buena temporada”.

Al mismo tiempo, respecto a las rotaciones el técnico perico ha reconocido que “Va a ser un partido para los que crea que han de jugar. El equipo se parecerá bastante a lo que viene siendo. Tenemos ganas de hacerlo bien, ganar y queremos que sea así hasta el final. El resultado no cambiará en nada nuestro resultado. Nos sentimos felices. 12 años sin alcanzar esta puntuación son muchos años”.

Quique ya piensa en seguir creciendo la temporada que viene y no estar el 31 de agosto cerrando la plantilla. Su idea es devolver al Espanyol al lugar que debe estar

Valoración del año

Respecto a la temporada que ha hecho el Espanyol, Quique se ha mostrado muy satisfecho con el trabajo realizado. “La normalidad con la que se ha crecido, es la nota a destacar. Es relativamente sencillo decir que vamos a mejorar y a instalarnos en el top 10. Es muy difíicil hacerlo. Ha sido una satisfacción. Como nos ven los contrarios también. Es importante para el futuro”.

Sin embargo, a pesar de la buena puntuación de este año, el preparador no puede evitar pensar en el mal inicio de la temporada. “Me encantó la pretemporada y no me gustó el inicio. No llegamos a sufrir, pero no era normal. No me vi tan fiable como me hubiera gustado”.

El verano

Mucho se está hablando de la planificación y los movimientos que se están haciendo entorno al club blanquiazul. Quique ha señalado que a la hora de fichar, el físico también es importante para traer a un jugador.

“Cuando valoras un fichaje no puedes dejar el físico fuera, no es lo primero, pero es importante. Me interesa que las incorporaciones tengan recorridos, velocidad, intensidad, porque marca un estilo de equipo. Lo tendremos muy en cuenta, que la calidad no solo venga de los pies, también del músculo“.

Además, este año tiene claro que la plantilla esté cerrada mucho antes, no en el último día de mercado como sucedió el año pasado. “Mi intención es no estar el 31 en las oficinas del club. Nos interesa mucho que las cosas se hagan, me voy de vacaciones pero con el teléfono encendido para ayudar todo lo posible”.

Hay que volver a soñar

La historia del Espanyol habla por si sola. Finales europeas y copas levantadas parece que han quedado solo en el recuerdo y ha llegado el momento de devolver al club a la posición que se merece.

“Este club tiene ese nivel de historia. Ha jugado finales europeas, ha ganado Copas. Ha sido un equipo que siempre lo he visto como ganador. El proceso que llevamos todos, va hacia volver a la normalidad. No es casualidad que los rivales nos reconozcan que encontraron competitividad y eso tiene que ver mucho con el crecimiento del club”

Por último, Quique ha señalado los ingredientes necesarios para que el crecimiento y los sueños se cumplan. “Los clubs dependemos de los jugadores. El crecimiento se cimentará sobre la calidad de los futbolistas. Si armamos la plantilla que soñamos podremos subir un escalón. Detrás nuestro quedarán Celta, Valencia y Málaga, que en las últimas temporadas eran proyectos más ambiciosos. Tendremos que hacer las cosas bien para mejorar nuestra temporada. Acertar con los jugadores es lo más importante”.