Un duro golpe perder por dos errores. Pero fallos así se pagan. Ese es el sentir blanquiazul tras el partido contra el Barcelona y esa es también la sensación del entrenador, Quique Sánchez Flores. “Los errores han provocado un resultado desagradable. Estás dentro del partido imaginado, maniatando a un rival potente… y ante eso no se les puede decir nada a los jugadores”.

Un antes y un después del gol

Ese es el resumen del partido, el primer gol del Barcelona lo cambió todo. “Es fútbol, un juego de roles en el que se puede producir esto. Ni siquiera fue un error provocado pero se ha dado. Justamente no era el partido más propicio para ello y nos ha perjudicado mucho, aunque insisto que forma parte del juego”.

Sin embargo, Jurado no fue el único que tuvo un fallo en defensa. Aaron, el lateral izquierdo, regaló el tercer gol azulgrana. “Cometimos hasta dos errores de una gran envergadura y eso fue un palo mental al esfuerzo físico y a un planteamiento atrevido. Nunca hubiéramos imaginado poder cometer estos errores que durante el año no se han dado“, apuntó el entrenador.

Aún así, Quique defendió a sus jugadores. Los tristes protagonistas del encuentro no recibieron ningún reproche de su entrenador. “No les puedo decir nada, porque tienen un gran rendimiento. Jurado es un jugador muy importante y mañana le diré a él y Aarón que de los errores se aprende, nada más. Nos han dado mucho y ha sido una lástima”.

Quique sabe que los errores han lastrado al equipo pero no reprocha nada a sus jugadores. Además asegura que aunque están dolidos tienen que levantarse.

Derrota dolorosa

Perder así duele, y en un derbi más. Quique Sánchez Flores reconoció que “mañana estaremos mejor, pero hoy estamos fastidiados. Hemos hecho un esfuerzo muy grande defendiendo tan alto, corriendo un riesgo que estuvo controlado, viviendo un partido cómodo sobre lo previsto dejando a Messi, Suárez y Neymar fuera del área y teniendo nuestras opciones, pero ese primer gol lo cambia todo. Estás haciendo un esfuerzo brutal, estás dentro del partido imaginado, maniatando a un rival potente… y ante eso repito que no se les puede decir nada a los jugadores“.

Además, comentó que “estuvimos muy enteros hasta ese gol, pero tras el error nos hemos sentido muy afectados. Pero reafirmo que debemos quedarnos y valorar el esfuerzo, que tenemos 50 puntos y muchos motivos para ser felices. No podemos venirnos abajo, estos errores deben ayudarnos a crecer” ha asegurado.

El equipo siempre lucha

Este Espanyol nunca tira la toalla. Esa mentalidad luchadora es la que le gusta a Quique Sánchez Flores. “nuestro equipo lucha, pelea, sabe lo que hace, a qué juega, se entrega, reduce a jugadores muy importantes de un rival que si te descuidas te puede avasallar, estuvimos enteros, fuertes y eso transmitió emoción a la grada. Los detalles han hecho un resultado muy desagradable. Ni la diferencia, ni la propuesta de un equipo u otro se refleja con este resultado”.

Siempre quedará la duda de qué hubiera ocurrido en caso de que Jurado no hubiera cometido ese error. No obstante, para Quique Sánchez Flores, la respuesta es evidente: “Hubiéramos aguantado y la prueba es que acabamos igual que empezamos, altos. Además, cuando estás igualado en el marcador o por delante la energía no se agota, porque eso es una inyección de moral. Hubiéramos ido hacia arriba”.