Otra final. Otro partido en el que o ganas o tus aspiraciones de la temporada se vuelven casi inalcanzables. Quique Sánchez Flores sabe de la importancia que tiene el encuentro frente al Sporting a las 19:30. Para Espanyol es casi un examen “para crecer como equipo y saber adaptarnos a los diferentes partidos” ha asegurado.

El ánimo blanquiazul

Lo que ocurrió el sábado contra el Atlético de Madrid ha dejado huella en la afición tanto por lo bueno como por lo malo. El Espanyol tiene que superar esa barrera y Quique sabe que en ese punto está la fuerza del equipo. “Intentamos forjar una mentalidad que supere este tipo de cosas. No nos contenta haber perdido peso a haber jugado bien y queremos ser fuertes en este partido que viene”.

La ausencia de Javi López

Lo más sonado en la convocatoria de Quique ha sido ver que el capitán se quedaba fuera. El técnico justificó así la ausencia de Javi. “Ya van dos laterales como Navarro y Víctor. Javi está en su mejor momento y es el mejor Javi López desde que estamos aquí. Tenemos el mejor capitán posible y es uno de los jugadores capaces de aglutinar mejor el sentimiento de club”.

El preparador también fue cuestionado por el estado de forma de Leo Baptistao. El punta del Espanyol ha vuelto, sin embargo desde el área técnica saben que todavía no está a su mejor nivel. “Está falto de físico y cada vez que arranca pone una velocidad muy alta. Sus recuperaciones son difíciles y eso le condiciona mucho a que pueda jugar un máximo de 45 minutos e incluso tenemos dudas de que los pueda jugar. El otro día llegó sin riesgo pero un poco al límite”.

Quique Sánchez Flores sabe del peligro de enfrentarse a un equipo que se juega el descenso. El Sporting no lo va a poner fácil. Espera un partido parecido al que jugaron ante el Leganés

El rival

El Sporting se lo juega todo y los chicos de Quique Sánchez Flores saben lo que es enfrentarse a un rival así. “Será un partido que se asemejará al del Leganés porque es un equipo que está jugando sus últimas oportunidades, pero este equipo es más experto y su estadio aprieta mucho. Será un partido complejo. Si queremos crecer como equipo tenemos que pasar de un partido como el del Atlético a uno contra el Sporting y hemos de adaptarnos a eso”.

El entrenador perico también ha tenido la ocasión de analizar el juego del rival. En la casa blanquiazul conocen el peligro que tiene Burgui, pero no estará solo. “Es un equipo que juega a bastantes cosas en un mismo partido. Se va adaptando a la circunstancia y si tiene espacio corre bien con Burgui y si le das el balón sabe porque tiene buenos peloteros. Tiene varios registros. Otros equipos manejan el partido a su antojo, pero ellos se van adaptando” ha analizado.

La ilusión perica

La afición blanquiazul y el equipo han llegado esta temporada a una comunión casi perfecta. El buen juego del equipo ha ayudado a dar ese paso adelante, y eso el equipo lo nota. “La afición ha estado de diez porque tuvieron paciencia. Para nosotros pasar a 27.000 espectadores es un subidón. Ojalá que de aquí a final de temporada podamos seguir llenando el estadio porque que haya una atmosfera de equipo grande se consigue con los aficionados“.

Al mismo tiempo en entrenador perico ha querido destacar el trabajo que hay detrás de todo lo que han logrado este año. “Llevamos nueve meses trabajando juntos y el futuro tiene que ser mejor. Lo de este año es de una dificultad muy grande. Lo que se maneja en el club son ideas de grandeza, no pequeñas, y hemos de resituar este club en el lugar que históricamente se merece” ha asegurado.

El derbi

En semana de derbi, al final de Liga y con todo por decidirse, Quique quiso dejar claro que el Espanyol solo está centrado en su enfrentamiento con el Sporting. Hasta mañana. “Habrá unos cuántos jueces más. En el compromiso ante el Barça ya pensaremos a partir del miércoles, ahora mismo no entra nada más que pensar en el próximo partido”.