Tenía muchas ganas de escribirles. Ha pasado un año desde la última vez y ahora, probablemente más que nunca, necesitamos de su magia. Supongo que son muchos los niños y niñas que les escriben durante estos días, así que entendería que no puedan cumplir todos mis deseos, pero por favor traigan lo básico; salud, dinero y amor.

Perdonen mi vocabulario, pero prefiero ser directa: los pericos estamos jodidos. Muy jodidos. Cuando mejor parecía que fuese a ir la cosa, más bajo hemos caído. Tocados y hundidos ¡Sáquennos de esta! He estado haciendo lista de todo aquello que podría sernos útil para salir de este pozo sin fondo, a ver que pueden traernos…

Este año más que nunca necesitamos ORGULLO PERICO en grandes cantidades. Traigan garrafones o toneladas, como ustedes vean, pero es necesario. Empiezo a ver escasos de ánimos y de orgullo incluso los más positivos… ¡Imagínense que panorama!

Pedirles que los jugadores defiendan la camiseta a capa y espada. Me niego a ver a 11 profesionales paseándose por el césped mientras van perdiendo y el equipo sigue colista. ¿Es que no son conscientes de la camiseta que llevan?

Traigan jugadores. Y oiga, ya que no supieron hacerlo en verano, que sean lo suficientemente buenos como para sacar esto adelante. Traigan gol. Gasten ahora lo que tengan que gastar y no se la jueguen más. Basta de jugar con la ilusión de toda una afición. Suficiente jugaron ya. Si esto acaba mal, aun saldrá más caro. Fichen y tomen las decisiones que haya que tomar. El club está por encima de cualquier nombre.

Regálennos alguna que otra calculadora que, por desgracia, buena falta nos hace. Más gente en las graderías del RCDE Stadium y muchísimos más peñistas que tiren hacia adelante todo esto sin el riesgo que, en cualquier momento, todo se vaya al traste. Traigan pañuelos. Ya veremos si finalmente los usamos para las lágrimas o para despedir del estadio a todos aquellos que nos han llevado hasta esta vergonzosa situación.

Denle oportunidades a Óscar Melendo y minutos de banquillo a todos aquellos que han demostrado no estar a la altura. Ah, y ya puestos a pedir, reitero algo que les pedí el año pasado: ‘’Saquitos de carbón con un lacito en el que ponga: Para todos los árbitros. ‘’ Siguen haciendo de las suyas y una al final se acaba cansando…

Creo que nunca les hemos necesitado tanto como esta temporada. Ahora más que nunca les necesitamos. No nos fallen, piensen que tampoco hemos sido tan malos como para merecer tanto castigo. Suficiente carbón hemos comido ya.

Esperando sus regalos, atentamente