Quique Sánchez Flores ha tratado de lanzar mensajes positivos a la afición perica de cara al partido de mañana ante el Alavés en el RCDE Stadium pero se ha podido ver a un técnico resignado y reconociendo su frustración por la mala temporada del equipo.

“Queremos completar una temporada digna y para que sea así tenemos que ganar unos cuantos partidos todavía. Para eso entrenamos y todos tenemos la idea de hacerlo de aquí a final de temporada. De momento sabemos que no es la temporada que nos gusta, que no nos conformamos y tenemos un respeto hacia nuestra afición sabiendo que hemos de dar más”, ha afirmado Quique Sánchez Flores.

El técnico una vez más no ha querido hablar sobre su futuro, “no hablo de mí. Lo importantes es jugar, hacerlo lo mejor posible y que la temporada acabe mejor de lo que pensábamos hace dos meses. Lo único que tengo en mi cabeza es darle a la afición parte de lo que se esperaba”, ha afirmado el míster blanquiazul.

Sobre Pau López ha dejado claro que el vestuario y el cuerpo técnico le apoyan como han hecho siempre, pero evidentemente es consciente de que la afición cada semana que pasa será más complicado de que controle sus impulsos negativos hacía el guardameta, “su situación no es cómoda. Pero los tiempos y la forma en que se están dando los acontecimientos no ayudan. Sobra información y mañana debemos estar todos muy cerca del jugador porque lo necesitamos. La afición entenderá que necesitamos ser positivos y si hay una reacción, que se cuando la pelota ha dejado de correr”, ha concluido el míster.