Rubi pasó ayer por la redacción de MD y ha hablado largo y tendido sobre lo que será su Espanyol de la próxima temporada, es un hombre sencillo, cercano y que derrocha ilusión en todas sus respuestas.

El nuevo técnico espanyolista ya había estado antes en el club, y le ha sorprendido el cambio que ha llevado a cabo la institución, “me ha sorprendido el cambio que ha dado el club en todas las áreas. Te das cuenta de la envergadura de entidad en la que se ha convertido“, afirma un gratamente sorprendido Rubi que a la vez lanza un mensaje positivo, “nos puede salir una buena temporada, hay mimbres para ello”, reconoce el nuevo técnico espanyolista.

Rubi recuerda su cese como entrenador del filial como el momento más duro que pasó en el club, “estábamos contentos, porque estaban debutando muchos jugadores tanto con Lotina como con Valverde, si bien es cierto nos estaba costando mucho sacar al equipo de la parte baja, pero estábamos convencidos de que lo lograríamos, cuando se produjo el cese me dolió muchísimo, pero con el tiempo te das cuenta que son decisiones del club que debe dar un cambio para transformar la situación”, afirma Rubi.

El míster espanyolista reconoce que Perarnau tuvo que insistirle poco para que aceptará la oferta del Espanyol, “la verdad es que lo vi tan convencido de que éramos los idóneos para el puesto y que era nuestro momento para volver que tuvo que marearme poco para aceptar, tenía otras opciones pero siempre pensé que tenían pocas opciones para que las aceptará”, afirma el técnico catalán.

Rubi tiene muy claro que hay un jugador que no puede salir de la plantilla, y ese es David López, “con el máximo respeto a todos los jugadores de la plantilla, David López es para nosotros importantísimo. Haremos todo lo posible para que este a gusto, para que trabajé, se le exigirá el máximo, pero que se quede“, afirma el míster.

El técnico blanquiazul tiene clara la situación del club, pero se muestra convencido que no habrá muchas salidas, “valoraremos cada caso de forma puntual, estamos tranquilos porque los jugadores tienen contratos. Contemplaríamos la opción de que algún jugador quisiera irse y eso aligerará la masa salarial. Si Gerard se va el club ya estaría económicamente tranquilo“, además Rubi confiesa haber dado el OK a la continuidad de Sergio García, “es un jugador extraordinario y ha demostrado mucho cariño al club y nuestra intención es que se quede”, ha afirmado el míster.

Por último el técnico deja clara su apuesta por la cantera, “el jugador que demuestre que la Segunda B se le queda pequeña no nos temblará el pulso para darle una oportunidad en el primer equipo pero habrá que combinarlo bien con el respeto a los profesionales de la primera plantilla”, afirma Rubi.