Joan Francesc Ferrer “Rubi” estuvo este domingo en Vilassar de Mar, donde recibido el garbanzo de plata de la peña de la localidad costera catalana, el míster estuvo presente como un perico más, no rechazó hacerse ninguna foto ni dejó de firmar un solo autógrafo, e impregno de optimismo a todos los presentes.

El técnico catalán se dirigió a los pericos que acudieron a la “Cigronada” asegurando que, “el  Espanyol tiene que ser la sensación de esta Liga, y espero que lo podamos confirmar en 5 o 0 jornadas“, afirmó con gran optimismo Rubi, que además añadió, “el grupo ha asumido totalmente que debemos ser ambiciosos y tengo ganas de que nos lo demuestren a todos“, recalcó el míster del Espanyol.

En este sentido, desveló que el grupo “estaba con rabia por perder en Vitoria, es una lástima que no hayamos jugado este fin de semana”, y poder arreglar el resultado y destacó que “la plantilla cree en lo que estamos haciendo y quiere dar alegrías a la afición“, concluyó Rubi.