En la rueda de prensa de presentación de David Gallego el club ha querido dejar claro antes de comenzar que no entrarían en una guerra de comunicados con el ex entrenador perico, que en el día de ayer cargó con severa dureza contra la dirección del club, lanzando graves acusaciones.

Tanto el vicepresidente García Pont como el director deportivo Rufete han dejado claro que no iban a entrar en ningún cruce de acusaciones con el ya entrenador del Betis.

“Es un día muy importante para el club porque David Gallego es el nuevo entrenador. Dará continuidad a un proyecto donde creemos que debemos seguir en el camino que empezamos. Es una jornada muy feliz para David y para el espanyolismo“, ha afirmado García Pont.

Y en la misma línea se ha mantenido Rufete quien ha asegurado que el Espanyol es un club señor, “yo represento a un club donde he jugado tres años. Tenemos que ser un club señor porque así lo pienso. Le damos las gracias y deseamos que le vaya lo mejor posible“, ha afirmado Rufete.