La UEFA, después de la trascendental reunión telemática de este martes, ha acordado que la Eurocopa, que se tenía que disputar del 12 de junio al 12 de julio, se disputará en el verano de 2021. Como no podía ser de otro modo, el calendario futbolístico sufre así una importante remodelación por culpa del coronavirus y muchas competiciones se han visto afectadas.

De todos modos, y más ahora que queda liberado el verano, la intención es que cada país puede terminar sus competiciones domésticas y, al mismo tiempo, que la Champions y la Europa League también finalicen. Eso sí, con modificaciones lógicas por las necesidades.