El jugador está feliz como blanquiazul pero sus derechos los tiene el Oporto. Nadie quiere dar su brazo a torcer en el fichaje de Diego Reyes. El Espanyol no quiere hacer locuras y pagar 7 millones por el defensa. Por su parte, los portugueses quiere aprovechar la buena temporada del mexicano para sacar lo máximo posible por él. El jugador mientras tanto se impacienta porque a estas alturas aún no sabe dónde va a vivir la temporada que viene.

Les separan 2 millones

En el club perico están encantados con el rendimiento que el defensa ha dado esta temporada. Con David López a su lado y Diego López en la portería han conseguido que el Espanyol sea un cerrojo este año y eso no ha pasado desapercibido para su club de origen, el Oporto.

Aunque en Cornellà lo consideran un excelente defensa, y quieren que forme parte del proyecto perico la temporada que viene, no tienen ninguna intención de hacer locuras. Y pagar 7 millones de euros por el defensa ahora mismo, el Espanyol considera que lo es.

Para los blanquiazules el precio que ahora mismo tiene Diego Reyes es de 5 millones de euros, o así apuntan desde As. Esos dos millones que ahora mismo separan a las dos entidades son un mundo y mientras ellos negocian el jugador ya se está cansando de la situación en la que está.

Las intenciones del Oporto

En el club portugués no quieren dar su brazo a torcer. Tienen claro que el alto nivel que ha mostrado Diego Reyes esta temporada les sirve para pedir íntegros los 7 millones en los que está tasado el futbolista y de momento no va a rebajar el precio.

El Porto además, juega con la baza de que este año se disputa la Copa Confederaciones para la que el defensa ha sido convocado. Creen que la competición puede revalorizar al jugador y en ese caso, las ofertas que tienen sobre la mesa aumentarían.

Hay que señalar que ya pasó algo parecido la temporada pasada cuando el jugador estuvo cedido en la Real Sociedad. La Real quería que el jugador se quedase en el equipo, pero el Porto no aceptó las condiciones que ofrecieron y gracias a ello el defensa recaló en Cornellà.

El Oporto quiere íntegros los 7 millones, el Espanyol no quiere pagar más de 5. El jugador quiere saber dónde vivirá la temporada que viene

El jugador quiere conocer ya su futuro 

La rueda de prensa que concedió ayer Diego Reyes sonó a despedida. El jugador no sabe dónde va a jugar la temporada que viene, pero aseguró que en estos partidos que quedan los va a aprovechar al máximo.

“No sé que va a pasar, es una incógnita y ojalá no fuera así pues no me gusta, ya que no sé ni donde voy a vivir el próximo año. Yo voy a disfrutar de estos tres partidos como si fueran los últimos y lo que vendrá ya veremos. Ahora toca pensar en el Depor” ha dicho el defensa.

Además, el mexicano añadió que “no había jugado tanto como este año y me siento feliz. Ha sido un año muy especial. Me ha servido mucho y estoy muy agradecido a esta entidad” ha reconocido.

Sus números esta temporada

Central zurdo de 24 años, mide 1,89 y es internacional absoluto con México. En esta temporada ha recuperado 122 balones y realizado 147 despejes en 31 partidos. 29 de los cuales ha partido de titular. Tan solo le han sacado 2 amarillas y ha marcado un gol. Su único chicharro ha sido frente al Betis en la primera vuelta y de cabeza.

Problemas de la defensa perica

La marcha de Diego Reyes sería una complicación para el Espanyol. Los pericos tendrían que fichar al menos otro central para cubrir su baja. El lesionado Óscar Duarte es posible que no esté disponible para el inicio de la temporada.

Además, entre los nombres que se barajan para salir este verano están dos laterales izquierdos como son Víctor Álvarez y Rubén Duarte. Por ‘culpa’ de Aaron no han tenido casi minutos durante el año y la llegada de Ristic, que todavía no es oficial, complicaría aún más su participación.