El RCD Espanyol sigue superando retos, la victoria frente a Las Palmas uno de los gallitos de La Liga, rompe con un factor que había lastrado al equipo en varios partidos, las segundas partes. Si bien el equipo ha perdido muchos puntos en los segundos 45 minutos, especialmente en Corne-Prat, llegar al descanso con empate a un gol puso suspense a un gran partido.

El club perico pudo quitarse el duende de hacer revivir a equipos en crisis y se lo pasó a los canarios, un rival menos en el camino a Europa. Pero para ello se juntaron varios factores que hacían tiempo que no se veían:

La sonrisa de Felipao. Tras 27 jornadas volvió la mejor versión de Caicedo y pese a no encontrar el premio del gol, el ecuatoriano provocó un penalti, fijó bien a los defensas y abrió los balones con gran criterio en varias jugadas, recordando por segunda vez a aquel delantero que hace apenas una temporada era indiscutible.

David el mejor de los “López”. No fue la noche de Diego (López), el guardameta gallego estuvo poco afortunado en los goles. Sin embargo, David (López) abrió el marcador en un espectacular remate (funcionó la pizarra de Quique) y dio aire al equipo con sus recuperaciones. El catalán tras su vuelta al equipo está mejorando el nivel de su primera etapa, aunque su rendimiento aumenta cuando juega de central.

Marc Roca recupera la titularidad. Es complicado para un chaval de 19 años recuperar la titularidad cuando disputas el puesto con jugadores veteranos como Javi Fuego y Diop. Pero el canterano perico derrocha personalidad y calidad a partes iguales. Con esa actitud seguirá siendo un fijo en el once de Quique y continuará manejando el “tempo” del juego perico.

La segunda juventud de Piatti: El argentino fue el mejor y está haciendo una temporada de sobresaliente. Actualmente es el líder en asistencias de La Liga y lleva 9 goles, simplemente espectacular. El delantero perico recuerda a aquel genio que deslumbró por su velocidad y la potencia de su disparo en Almería. Es un jugador que necesita sentirse importante y en el Espanyol lo es.

A la espera de Álvaro Vazquez. Se fue como uno de los delanteros más prometedores del fútbol español y su marcha dolió en lo más profundo del corazón de la afición perica. Pero su vuelta previo pago de casi 4 millones de euros está siendo testimonial y puede definirse como un fracaso. Si recupera la forma en este tramo final puede ayudar a tapar la falta de Baptistao.

Los aires de vuelta están trayendo al RCD Espanyol noticias positivas y puede ser el impulso que necesite el equipo para alcanzar Europa. En este momento me vienen al pensamiento otros nombres que también ilusionan por varias razones: Sergio García, Joan Jordán, Pau… Porque en definitiva segundas partes también pueden ser buenas.