Sergi Darder es el protagonista este viernes en las páginas de L’Esportiu donde hace una defensa rotunda de Rubi y su idea de juego en el Espanyol. El centrocampista se muestra convencido de que el equipo no tendrá problemas con el descenso si bien es cierto que también deja claro que no miran a Europa, el objetivo es quedar lo más arriba posible.

La irregularidad ha sido uno de los problemas que hemos tenido esta temporada. No sé si el principal, pero sí uno de los más importantes. En muchos partidos nos hemos situado delante en el marcador, que es el más difícil, y no hemos hecho méritos para aprovecharlo sumando tres puntos”, afirma Darder sobre la montaña rusa en la que se ha convertido la temporada del Espanyol.

El centrocampista afirma con rotundidad que se equivocan los que piensan que al equipo le es indiferente quedar más arriba o abajo en la tabla, “se equivocan los que piensan que nos da igual acabar décimos o decimoquintos. Si no estamos más arriba es porque no hemos hecho méritos, pero las ganas de estar allí son inmensas. Salvarnos no es nuestro objetivo, pero la temporada no se ha dado como pensábamos”, señala Darder.

En el entorno perico se ha instalado una cierta crítica al míster por ser un tanto inflexible con su forma de jugar, incluso hay sectores del espanyolismo que piden su cese, pero Darder tiene claro su apoyo al míster, “si al principio de curso hemos podido jugar tan bien, con este sistema y estos conceptos, y ahora no lo hacemos, queda claro que los responsables somos nosotros. Estamos a muerte con Rubi y confiamos mucho“, ha sentenciado el balear.

El centrocampista apuesta por la continuidad de Rubi en el banquillo del Espanyol y por la suya propia en el club la próxima temporada, “me gustaría que Rubi siguiera, pero esto no tiene que ver con mi continuidad en el Espanyol. No preveo ni que se vaya él, ni que me vaya yo. Ahora pienso en recuperar la confianza de la afición, que es lo que necesitamos. A partir de ahí, a crecer”, afirma el 10 perico.