Sergi Darder es un apasionado del fútbol y del Espanyol, por supuesto, el propio Rubi hace unas semanas reconocía que era un jugador demasiado exigente consigo mismo, y ayer volvió a demostrar su sinceridad y su alto nivel de autocrítica.

Creo que perjudiqué más al equipo de lo que lo ayudé. Cuando me sucedió el percance, no estaba ni para jugar cinco minutos más, pero las ganas de ayudar, de no perderme el partido más importante de la temporada, hicieron que mantuviera las fuerzas”, afirmó Sergi Darder, que además añadió como sucedió todo, “todo el ambiente que había me hizo aguantar hasta que en el descanso hablé con el míster y le dije que si tenía que jugar como en los 20 ó 30 minutos anteriores pediría el cambio para no perjudicar más al equipo, y que si iba a mejor aguantaría todo lo que pudiese. Pero no pude”, señaló el centrocampista balear.

Sergi Darder tiene muy claro que lo logrado esta temporada debe ser solo el comienzo de una gran época para el Espanyol, “teníamos la ilusión de hacer una temporada histórica, el club hacía mucho tiempo que no entraba en Europa y era nuestro sueño, la ilusión que teníamos. Se ha acabado la temporada pero es el comienzo de algo bonito. Tenemos que intentar aprovecharlo y alargarlo lo máximo posible”, afirmó Darder.