El diario MARCA destaca un asunto que pasó desapercibido a gran parte del público de Cornellá-El Prat: Si Quique Sánchez Flores, entrenador perico, hubiera dado entrada a Melendo, el Espanyol hubiera perdido los tres puntos ganados ante el Granada.

Comenta MARCA que “el reglamento especifica que si el equipo cuenta con menos de siete fichas profesionales en el césped, el encuentro se da automáticamente por perdido. Independientemente del marcador en ese momento”.

Con Aarón, Marc Navarro y Marc Roca en el campo, la entrada de Melendo hubiera supuesto incumplir el reglamento al estar en el campo cuatro canteranos con ficha no profesional, sino del filial Espanyol B.

Afortunadamente para los intereses blanquiazules, Quique Sánchez Flores optó por ser prudente y cumplir lo que marca la normativa vigente.