La plantilla de David Gallego esta citada el próximo 3 de julio en la Dani Jarque para dar comienzo a una temporada más que ilusionante, donde el equipo participará en tres competiciones y en las cuales hay puestas muchas esperanzas. Por el momento no se ha cerrado la llegada de ningún refuerzo, si bien es cierto que a finales de la semana pasada se daba por hecha la llegada de Bernardo Espinosa, central del Girona, que lo haría en calidad de cedido, pero la realidad es que por el momento no ha llegado ningún refuerzo.

Como cada verano muchos son los nombres que han sonado para el equipo de David Gallego, pero sin llegar a concretarse ninguna operación. En las salidas nada que no fuera lo esperado, Roberto y Sergio García no seguirán en el club y se sigue a la espera de conocer el futuro de Óscar Duarte, por el momento no ha habido ningún pronunciamiento oficial, en todo caso el costarricense termina contrato el próximo 30 de junio.

En el capítulo de salidas por todos es conocido que hay dos jugadores que a día de hoy marcan el día a día perico, se trata de Borja Iglesias y Mario Hermoso, por ambos el Espanyol pide su cláusula de rescisión, en el caso del gallego asciende a 28 millones de euros y en el del central a 40 millones de euros. El club no parece dispuesto a ceder en ninguno de los dos casos. Un cambio muy significativo en la política de mercado del club espanyolista.

Seguimos a la espera de novedades.