La temporada de Rubi ha sido una montaña rusa de emociones. Arranque liguero fulgurante, racha negativa más larga de la historia del club en primera, dejar de ganar más de veinte puntos en los últimos minutos de partido después de ir ganando… Y ahora, a falta de 180 minutos para terminar la liga, los hombres de Rubi están a tres puntos de la séptima plaza, que dará con toda probabilidad acceso a la Europa League. Una séptima plaza que ocupa el Athletic Club y que tiene un serio y complicado calendario por delante.

Ha sido un año movido, no podemos negarlo; pero un año que ha dado mucho de si y mucho de que hablar. Rubi se ha equivocado durante la temporada, lo sabe él, el club y la afición. Y a estas alturas no vamos a negar que en muchos momentos ha desilusionado a la mayoría de la pericada, pero lo cierto, es que este Espanyol ha dado muestras de ser un equipo potente con Rubi comandando la nave. Su juego de toque y creativo, su actitud la cual ha hecho que los jugadores den el cien por cien en la mayoría de los partidos, luchen y defiendan esta camiseta como ninguno. Y, sus ideas, han llevado al Espanyol a lo más alto sin prácticamente herramientas. También lo han llevado a lo más bajo, pero sin miedo a reconocer que por errores de Rubi y de planificación.

Convencidos que este equipo ha aprendido de los errores para la temporada que viene y que, a 180 minutos para terminar la liga no podemos saber que pasará con la clasificación a Europa, pero lo cierto, es que podemos decir que este Espanyol con cuatro retoques y la confianza del club y de la grada en Rubi dará mucho que hablar, porque sí, porqué aquí, somos Soldados de Rubi.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol