Un centenar de espanyolistas llenaron el aforo de la sala de la Casa del Llibre donde se ha presentado el cuarto volumen del libro de la Fundación del RCD Espanyol, Històries en blanc-i-blau, que en esta ocasión bate récords de participación y reúne 76 microrrelatos relacionados con el Espanyol.

Quique Iglesias hizo de maestro de ceremonias e introdujo al periodista Ramón Álvarez, impulsor del libro, que anunció dos buenas noticias: el récord de participantes en el libro y su aparición en Navidad, antes que sus antecesores. La tercera buena noticia, comentó, espera darla al final de esta complicada temporada. Asimismo agradeció a los dos sponsors de estos libros, Fundación Abertis y Estrella Damm, por su apoyo desde el primer volumen de lo que ya se ha convertido en una tradición.

A continuación tomó la palabra Moisés Hurtado, periodista y actual entrenador del Juvenil B, quien explicó la inspiración para su pieza, un relato con su hijo Dante de camino al colegio sobre lo que significa ser del Espanyol. Tras rememorar lo que se siente cuando te expulsan en un partido vital, concluyó Moisés Hurtado con una afirmación de espanyolismo: hay que ganar, pero si no, aquí seguiremos, fieles a nuestros colores, afirmó.

Sala llena en la presentación del libro Històries en Blanc i Blau

Entre la nutrida asistencia muchos periodistas deportivos que cubren la información del Espanyol, junto a la plana mayor de la Fundación, desde su presidente, Antoni Fernández Teixidó y su secretaria, Lorena Ferrara, clave también para que este libro sea una realidad, hasta numerosos patronos como Emilio Álvarez, Alberto Fernández Díaz, Ramón Soley o Víctor Malet. Sin que faltase la imprescindible presencia de Jordi Munté, cuyo apodo entre el mundillo periodístico desveló Quique Iglesias.

El acto contó también con la presencia de un ex presidente en la persona de Ferran Martorell, de antiguos jugadores como Dani Solsona, Eloy o Joan Capdevila, de representación del club, con el consejero Mao Ye Wu y el director del área social, Alberto Ariza.

El acto fue clausurado por Antonio Fernández Teixidó, quien agradeció a quienes han participado en el libro su esfuerzo y les dijo que con su aportación se convertían en embajadores del Espanyol, pues estos libros los reparte el club allá donde participa en algún acto o evento. Tras afirmar que las Històries en blanc-i-blau ya se han convertido en una tradición y animar a los pericos a saludar siempre que nos crucemos con un niño vistiendo la camiseta del Espanyol, Fernández Teixidó hizo un apasionado llamamiento a la gran familia perica y afirmó, con vehemencia, que nos conjuramos a luchar hasta el final, hasta el último minuto, y que esta determinación se tiene que notar.

Las palabras del presidente de la Fundación fueron acogidas con aplausos, dando punto final a un nuevo acto de espanyolismo, de memoria histórica -como señaló Ramón Álvarez – de este club de locos y apasionados.