El fútbol es gol y eso es precisamente lo que le ha faltado al Espanyol en su último partido en casa. 0-1 ha caído contra el Valencia, aunque las ocasiones pericas se han sucedido durante todo el encuentro. Esta vez los delanteros no han conseguido materializar las oportunidades. El Valencia, en su único acercamiento, ha logrado el tanto de la victoria. Merecieron mucho más los blanquiazules.

Dominio sin gol

Los pericos se han despedido de su afición dejando mal sabor de boca. Han dominado el encuentro pero no han sido capaces de hacer ningún gol. Durante la mayor parte del partido el Espanyol ha sido muy superior al Valencia y la sensación general era de fiesta. Parecía que se podía producir una goleada pero el tanto que abriese la lata no llegó nunca.

Ni Baptistao, ni Gerard Moreno, ni Caicedo, ni Jurado, ni Marc Navarro, ni Diego Reyes un minuto antes de que se terminase el encuentro. Todos tuvieron su oportunidad pero hoy no era su día de cara al gol.

El que si estuvo acertado fue Gayá. En la única llegada con peligro del Valencia, entró como una moto entre la zaga blanquiazul, recibió un pase en profundidad, controló y definió como un delantero. Poco pudo hacer Diego López esta vez para salvar a los suyos.

La falta de efectividad ha condenado a los pericos que han tenido oportunidad de golear. La afición despidió con pitos a los jugadores. 

Pitos para despedir el año

El Espanyol puso la intención en un partido que desde el primer momento se vio a dos equipos faltos de intensidad. Ninguno se jugaba nada y pasó factura, especialmente a los pericos. El público de Cornellà esperaba una fiesta, goles y sobre todo, ver otra vez sobre el campo la actitud ganadora de sus jugadores.

Esa imagen, luchando hasta el final, pudieron verla los aficionados hasta el minuto 70. Aunque sin efectividad, los pericos presionaban, jugaban, tocaban e intentaban marcar el gol que diese una alegría a la afición. Después, el gol de Gayá hizo mucho daño a los blanquiazules, especialmente en la grada, que esperaban ver a su equipo tocando zafarrancho y se quedaron con las ganas.

La afición despidió a los suyos entre pitos, especialmente para Jurado, y frustrados por el resultado en un partido intrascendente. Después de un año que quedará grabado en la historia el final de temporada en Cornellà merecía terminar de otra manera.

Peligra la novena posición

Los jugadores blanquiazules siguen teniendo en mente hacerse con la octava posición de la clasificación. Está a un punto pero solo queda una jornada y el Eibar todavía no ha jugado este fin de semana. Tiene que verse las caras con el Sporting y con el Barcelona, por lo que terminar un puesto por encima en la tabla todavía es posible.

Sin embargo, tras la derrota, el Espanyol podría terminar décimo en Liga. Los pericos solo le sacan dos puntos al Alavés, su inmediato perseguidor. Los vitorianos tienen que jugar todavía contra el Celta y el Leganés.

Hay que destacar, que con la derrota ante el Valencia este es el tercer partido consecutivo sin marcar en casa. Desde el 8 de abril ante el Alavés los pericos no han conseguido anotar ningún tanto en su feudo. Fue Piatti el goleador de aquel día y el resultado final fue de 1-0. Atlético de Madrid, Barcelona y Valencia se han marchado de Cornellà sin recibir ningún gol y con los 3 puntos bajo el brazo.

A los chicos de Quique Sánchez Flores todavía les queda una jornada por delante para dar una alegría a la afición y terminar el año con buen sabor de boca.

Ficha técnica

Valencia: Domenech; Montoya, Garay (Santos 45′), Mangala, Gaya; Perejo, Medran; Orellana (Carlos Soler 66′), Nani; Rodrigo (Munir 85′), Zaza.

Espanyol: Diego López; Marc Navarro (Marc Roca 67′) , David López, Diego Reyes,Aaron Martín; Jurado (Melendo 85′), Víctor Sánchez, Javi Fuego, Hernán Pérez (Caicedo 71′); Gerard Moreno y Baptistao.

Amarillas: Nani (33′) ; Orellana (58′) ; Medrán (80′) ; Montoya (84′)

Goles: Gayá (74′)