El Espanyol realizó un excelente partido ayer en el Estadio de la Cerámica. Con una mezcla de titulares y suplentes buscó no tirar por la borda el torneo que más emociona en Ca’n Orgull. La sorpresa más destacable fue la entrada de Alex López en el centro del campo llevando la batuta del equipo.

El Espanyol comandó y se subo sobreponer a las exigencias del guion y tal es así que Sergi Darder y Álex López se estrenaron como goleadores con el Espanyol poniendo a los de Rubi en ventaja de más dos goles sobre el rival. La mala noticia, los dos goles encajados en los últimos diez minutos que hicieron que el partido acabara en empate a dos.

La última vez que el Espanyol desaprovechó una desventaja de más de dos goles en un partido de Copa del Rey fue hace veinte años; la temporada 98/99. Por aquel entonces el Espanyol ganaba por 0-2 en la vuelta de los octavos de final ante el Real Valladolid y finalmente acabó empatando a dos. Para suerte de los de Miguel Ángel Brindisi, ese día se clasificaron para cuartos de final.

El equipo de Rubi celebrando uno de los goles en Villarreal

Pero si queremos rizar el rizo, el Espanyol vivió algo calcado a lo que sucedió ayer hace veintidós temporadas. Por aquel entonces el Espanyol visitó al Deportivo de la Coruña en la ida de octavos de final. Los goles de Miguel Ángel Benitez y Raducioiu aventajaban a los de Vicente Miera por 0-2 en el minuto ochenta, pero dos goles de Maikel y Rivaldo en el 81’ y en el 82’ harían que el partido acabara en empate a dos y se tuviera que decidir la eliminatoria en la vuelta en Sarrià, en el último partido del torneo del KO que se jugó en el viejo Sarrià.

Lo que, sí que es cierto, es que al Espanyol se le atragantan los equipos de la Comunidad Valenciana en la ida de octavos de final, y es que los blanquiazules no ganan a los equipos valencianos desde el año 1983. Para muestra el Villarreal, el cual después de siete partidos de Copa entre ambos, ayer, se registró el primer empate.

La vuelta de los octavos de final será el próximo jueves, y si el Espanyol quiere estar en el bombo de cuartos de final los de Rubi no deberán perder o empatar a tres -o superior-. El Espanyol tiene una probabilidad de acceder a los cuartos de final del 67%.