Los miembros de la peña Pericos de Ponent celebraron con una cena la ya próxima llegada de las fiestas navideñas, algo que es lo más habitual del mundo en estas fechas, pero que a ellos se les complicó sobremanera ya avanzada la noche, cuando se disponían a acudir a tomar unas copas después de una buena cena.

Unos diez pericos decidieron acudir al pub EGB, de la capital de la Terra Ferma, cuando el guardia de seguridad les pidió que se quitarán las camisetas del Espanyol que llevaban puestas para evitar que se produjeran incidentes en el local de ocio. Los pericos se quitaron las camisetas para poder estar en el local con los demás pericos, pero se mostraron indignados que en pleno siglo XXI llevar una camiseta del Espanyol sea considerado una provocación.

Uno de los miembros de la peña Pericos de Ponent le pidió a la seguridad que le entregará el libro de normas del local a lo que este le respondió que si quería se veían después en la calle. Sin duda, un atropello más que sufre nuestra afición, demostrando que el totalitarismo de unos pocos que pretenden ejercer sobre todos. Lamentable.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol