Este pasado jueves el Espanyol volvía a Europa 12 años después, el escudo blanquiazul volvía a latir en el viejo continente, atrás quedan muchos años de sinsabores deportivos, el día de ayer era para recordar en buena parte a los pericos que ya no están entre nosotros y que por lo tanto no pudieron disfrutar del éxito deportivo de nuestro club, y porque no decirlo, de lo que se está construyendo como entidad.

Esta mañana a través del Instagram de Carme Condal he recordado que justo hoy hacía tres años que nos dejaba su padre, Ramón Condal, ante todo una buena persona cuyo corazón latió y sintió por el Espanyol. Cuanto hubiera disfrutado el Sr. Ramón, como lo conocían en su empresa, Condis, si hubiera podido vivir una noche como la de ayer, con un RCDE Stadium entregado y disfrutando de una noche europea, la primera de su historia.

Ramón Condal como decía antes era una persona de la cual es imposible que alguien pueda hablar mal, entregado a los suyos y que vivía por y para el Espanyol, no le importa lo que le costara, el siempre apoyaba cualquier iniciativa perica, aunque en ello le fuera en muchas ocasiones la salud y su propio patrimonio. El espanyolismo siempre estará en deuda con Ramón Condal, por eso ante noches como las de ayer, y las que vendrán siempre me acordaré de aquella persona que puso su patrimonio y su vida al servicio de los colores blanco y azul. Va por usted, señor Ramón!.