A estas alturas todo es incertidumbre. Absolutamente nadie es capaz de aventurar si el campeonato de liga se dará por no disputado o si vamos a tener que vivir la tensión de 11 jornadas vitales para el devenir del club celebradas a toda prisa en cuanto cese el confinamiento general. Paradójicamente, una circunstancia dramática como la pandemia de coronavirus puede mantenernos en Primera o darnos nuevo impulso en la pelea por ello. Así que, aprovechando el parón “pandémico”, les hemos pedido a algunos de los referentes en esto del periodismo perico que compartieran con los lectores de Voz Perica sus reflexiones sobre dos cuestiones que pueden marcar el futuro del club blanquiazul…

-¿Cómo valorarías que el Espanyol se salvara por la anulación del campeonato? ¿Sería una deshonra o una alegría?

-Si finalmente se reanuda la competición ¿el parón habrá beneficiado o perjudicado en cuanto a las posibilidades de salvarse?

Ivan Molero
Diario AS

1-Sería una jugada maestra del destino y un hito en la historia del Espanyol, predestinado más bien a que le pase lo contrario, a que las circunstancias le jueguen en contra. Es una posibilidad que se me antoja, a bote pronto, más justa que un hipotético descenso si la Liga no se reanuda porque al quedar pendiente más de un cuarto de la competición -33 puntos en juego- sería hasta recurrible a la Justicia que se decretara una medida tan sensible para el futuro y la economía de un club como lo es degradarlo de categoría.

2-Creo que las perjudica porque el Espanyol es uno de los tres equipos que ha presentado casos de positivos diagnosticados en Covid-19, cuya recuperación no es instantánea. Es como si, además de la merma física del resto de equipos, te obligaran a jugarla con varios futbolistas que están saliendo de una lesión ocasionada precisamente por el motivo que llevó a suspender la competición.

Oriol Vidal
Televisió de Catalunya

1- Una salvación así sería el efecto colateral de sentido común de esta situación. Continuar con riesgos para la salud de futbolistas y aficionados y con un formato anormal de la competición no tiene ninguna lógica… más allá de la meramente económica. Ni deshonra ni alegría. Estamos viviendo una tragedia y un desastre que se impone a cualquier otra consideración.

2- Cualquier futbolista -sea del Espanyol o de cualquier otro club- se verá perjudicado por un retorno forzado con calzador y un calendario absurdo. Toda nuestra realidad se ha visto adulterada por el coronavirus y el fútbol, como el resto de ámbitos de la vida, debe asumirlo también. El fin del confinamiento y la vuelta a la actividad no significará que haya desaparecido por completo el riesgo de contagios y en el marco de una competición en marcha incluso esa mera posibilidad ya supondría un agravio y un factor de distorsión.

Jose Antonio Meca
Llobregat BiB

1-No hay nada de deshonra. El Espanyol no ha hecho nada de lo que deba avergonzarse. Esta es una situación global que se ha escapado de control y de la que los clubs implicados no tienen responsabilidad. Además, si esto termina así, siempre tendremos la duda sobre si el Espanyol se podría haber salvado por sus propios medios. Es cierto que la dinámica no era buena pero también es cierto que el Espanyol se había gastado 41 millones en el mercado de invierno en jugadores que estaban rindiendo. Todos sabemos de algún equipo que descendió y que a posteriori alargaron el número de participantes en la competición. Eso es peor. Si no sienten vergüenza ellos ¿por qué deberíamos sentirla nosotros?

2- El parón vendrá bien en cualquier caso. El principal problema del equipo era el bloqueo mental al que estaba sometido. El stage de Torremirona estaba destinado precisamente a trabajar el aspecto mental, con lo que esta pausa es a buen seguro un punto de inflexión; una campana salvadora si habláramos de boxeo o un tiempo muerto en baloncesto. Esto sirve para afrontar los partidos que quedan, si es que finalmente se disputan, como un play off o un campeonato alternativo, no como la continuidad de una competición donde habías perdido la confianza en ti mismo. Nos beneficiará, sin duda. Y nos salvaremos, pase lo que pase.

David Gerbolés
Voz Perica

1- Considero que ni una cosa ni la otra, sinceramente. Son las circunstancias que nos han tocado vivir y que son trágicas de por sí; la realidad que estamos viviendo en España está siendo muy dura y a buen seguro irá empeorando con el paso de los días y nadie es capaz de asegurar a día de hoy cuando se va a recuperar la normalidad absoluta en nuestro país. Pensar en jugar un partido de fútbol en corto espacio de tiempo es simplemente un imposible y jugarlo a puerta cerrada desvirtuaría la competición. Suspenderla tampoco sería justo del todo. La verdad es que quien tenga que tomar la decisión no lo va a tener nada sencillo. Es cierto que el Espanyol si se anulara la liga se vería beneficiado pero pase lo que pase no sera responsabilidad de nuestro club.

2- El equipo de Abelardo es imposible que vaya a peor. El último episodio que todos vivimos en Pamplona nos dejó la imagen de un equipo roto, sin argumentos futbolísticos para revertir la situación deportiva, por lo que si la competición se reanuda el equipo sólo puede ir a mejor. Pero también tengo que ser sincero; si la pelota vuelve a rodar como antes veo pocas o ningunas posibilidades de lograr la salvación. La realidad ha pasado por encima de este equipo que ha alcanzado un punto de derrotismo y negación que lo condenará a la Segunda División si no cambia radicalmente tras este parón.

Jose Sánchez
Món Perico

1- Permíteme que cite a un filósofo porque me viene a huevo. Marx dijo eso de que la historia primero se repite como tragedia y luego como farsa. Nos salvamos con Coro en la 2006 y se repitió con Poche; no fue una tragedia pero desde luego ahora sería una farsa. Yo quiero pensar en que estábamos empeñados en lograrlo y lo habríamos logrado igualmente. No ha de significar una deshonra.

2- Creo que nos beneficia porque el equipo se habrá limpiado la cabeza y desestresado. Cuantas más cosas raras pasen mejor para nosotros. Puede ser la minipretemporada que se buscaba yendo a Navata y que se vio truncada por las circunstancias. Este equipo tiene un problema de cabeza y este “impasse” le habrá ido bien. Siempre que no se vaya más allá del 30 de junio, claro. Eso sería un verdadero problema.

Cristina Navarro
Diario Marca

1- Al final hay que pensar que quedan once jornadas y que el Espanyol es imprevisible. Pintaba muy mal, pero también el año que nos salvamos con Pochettino no vivíamos una situación mejor. Creo, aunque sería polémico, que si ninguna liga se puede reemprender lo mejor sería dejar anulada la actual campaña. No lo vería ni como alegría ni como deshonra. Decidir una temporada en los despachos a falta de 33 puntos me parece desde todos los puntos vista injusto.

2- Sinceramente no sé si beneficiaría o perjudicaría. Falta por ver cuánto tiempo dura el confinamiento y cómo les ha afectado física y psicológicamente este tiempo. También me parece que los primeros días de volver a la ‘vida’ todos, como sociedad, vamos a tener una sensación alegre pero extraña y los jugadores no serán ajenos a ello.

Quique Iglesias
Cadena Cope

1-Para mí sería una muy buena noticia una salvación en los despachos. La única cosa cierta es que después de la jornada 27, la última disputada, el Espanyol no era equipo de Segunda así que no se le puede descender de manera administrativa sin que haya podido defender su salvación en el terreno de juego.

2-Si se reanuda la Liga y teniendo en cuenta los casos de Covid-19 que tiene en su plantilla, el Espanyol saldría perjudicado como el que más. El hecho de hacerlo en formato express y a puerta cerrada sería todavía más dañino a mi entender. Sólo cabe la suspensión del campeonato.

Ramón Álvarez
La Vanguardia

1- En una situación excepcional como la que estamos viviendo las soluciones deben ser también excepcionales, así que lo más adecuado creo que sería suspender la temporada sin más. Es la decisión que han tomado, por ejemplo, los clubes de rugby. Y es probablemente lo que ocurra con el curso escolar. Eso está por delante de que nos salvemos o no. Y, por supuesto, no creo que fuese ninguna deshonra salvarse así.

2- Si la Liga sigue más adelante estoy convencido de que este parón nos perjudicaría mucho más de los que nos podría beneficiar. Para empezar, porque somos unos de los equipos más castigados por el virus. Y eso va a dejar huella. Físicamente y, sobre todo, emocionalmente. Sí, somos débiles en ese sentido. Creo que esa debilidad emocional es la que nos ha llevado adonde estamos, con una plantilla de mejor nivel de lo que indican los resultados, y no hemos tomado ninguna medida en ese sentido para reforzarnos.

Javier de Haro
Cope Barcelona

1- En situaciones tan extremas como las que estamos viviendo lo normal es suspender la Liga y declararla nula. Ni deshonra ni alegría. Lo importante es la salud. Eso sí, una vez tomada la decisión y salvados por las circunstancias, hay que plantearlo como si hubiéramos bajado y tomar decisiones drásticas dentro del club.

2- No habrá continuación de Liga… porque si la hubiera sería hipotecar la del próximo año y sería un grave error por parte de los estamentos implicados. En caso de reanudarse me temo que bajaríamos porque el equipo no está mentalmente preparado, aunque con todo lo que ha pasado es posible que otras plantillas también se desconectaran más y no asumieran la presión que hemos vivido.

Sergi Mas
“Cinquenters” en Radio Estel

1-Lo valoraría mucho y bien. Y en el fondo creo que sería lo más justo porque siendo pericos, sólo un milagro como este, podría salvarnos. Estaríamos hablando de un milagro justo. Es decir: en la liga holandesa, ayer martes se propuso que no haya campeón, que no haya descensos y que haya dos ascensos de 2a a 1a. De un país a otro no será jurisprudencia, de acuerdo, pero puede llegar a ser un espejo de lo que podríamos aplicar por estos lares. Insisto: por la temporada deportiva y administrativamente nefasta que hemos hecho, no nos lo merecemos; por historia, nos lo merecemos.

2-Si se reanuda la competición… es que no lo veo. La liga de futbol no es una cadena de salchichas que le das a un botón y empiezan a cortarse y a empaquetarse automáticamente. Hay que preparar físicamente las plantillas y esto lleva un tiempo; no sabemos cuántos futbolistas que tenemos y que acaban contrato el 30 de junio seguirán en el club… Imagínate que Diego López (que acaba) tiene un acuerdo con un equipo chino… Supongo que la liga nos dejaría fichar. Lo que sí tengo claro es que la competición debe reanudarse con los mismos futbolistas, y eso materialmente es imposible.