El lateral izquierdo Víctor Álvarez termina contrato el próximo 30 de junio. Ante la falta de minutos parecía que se iría del equipo. Con la posible salida de Rubén Duarte al Alavés, la banda izquierda se quedaría casi sin efectivos. Para evitar problemas, Quique quiere contar con otro jugador y el elegido es Víctor, por su actitud y su profesionalidad durante la temporada.

La banda izquierda queda coja

Este año hasta 3 futbolistas había para cubrir la banda izquierda: Aaron Martín, Rubén Duarte y Víctor Álvarez. El primero se ha hecho dueño y señor del lateral y se ha convertido en titular indiscutible para Quique Sánchez Flores. El segundo, sin minutos durante la temporada, apunta a que será traspasado al Alavés. Y el tercero, apuntaba a tomar la misma decisión que Rubén.

Sin embargo, desde Sport apuntan que Víctor podría finalmente continuar en el equipo. Su entrenador vería con buenos ojos su continuidad por su predisposición durante la temporada. Los técnicos no se quieren arriesgar a que el año que viene ocurra lo mismo que esta temporada con el lateral derecho o el centro de la defensa. En ambos puestos un medio, -Víctor Sánchez y David López-, han tenido que reconvertir su posición.

El canterano acaba contrato y casi no ha tenido minutos. Sin embargo, Quique no vería con malos ojos su continuidad para no dejar la banda izquierda descolgada

Habrá una llegada

Hay que recordar que para competir con Aaron llegará Mihailo Ristic. El serbio de 21 años tiene mucha proyección y es internacional sub-21. Además, puede ocupar también posiciones en el medio del campo y las bandas en ataque.

Las negociaciones por él se cerrarían en un traspaso de 1,2 millones de euros y un millón más por objetivos. Ristic firmaría por 4 temporadas y sería una de las variables que harían que Víctor tomase una decisión u otra.

El tercer capitán

Víctor Álvarez se encuentra en una encrucijada. Quique no vería con malos ojos su continuidad otro año más por la actitud y la profesionalidad que ha tenido toda la temporada. Su situación no ha sido fácil, pero siempre ha estado dispuesto a ayudar al equipo.

Esta temporada tan solo ha contado en 5 partidos para su entrenador. Cuatro en Liga y uno en Copa del Rey para jugar un total de 287 minutos. No ha marcado ningún gol y ha visto 2 amarillas.

Desde hace 10 años el tercer capitán lleva vistiendo la blanquiazul entre el filial y el primer equipo. El canterano ha ido progresando año a año y ahora tiene la oportunidad de prolongar, al menos durante una temporada más, su estancia en el conjunto perico. Las negociaciones están en marcha y la decisión, es suya.