David López, uno de los capitanes del primer equipo, marca el número de teléfono y espera que le contesten. Le responde Guillermo Casal, nacido en 1924, socio número 1 del RCD Espanyol desde la temporada 2013/2014 y miembro de una larga saga familiar perica, que incluye, entre otros, a su hijo Sergio Casal, el tenista que formó pareja de dobles con Emilio Sánchez Vicario y que, entre 1985 y 1995, consiguió ganar el US Open, Roland Garros, la medalla de plata en Seúl 88 y un subcampeonato en Wimbledon.

El socio blanquiazul dice que se encuentra bien, que sigue “confinado, como todo el mundo”, pero también aprovecha para preguntar por la salud de los jugadores y por el futuro de la competición. Apenas unos minutos de conversación para saber unos de otros. Una llamada para hacer que, en esta reclusión obligada por un virus, haya también tiempo para la solidaridad y para encontrar una sonrisa de complicidad.