Este miércoles ha sido Dídac Vilà el que ha valorado el momento físico en el que se encuentra el equipo, dos semanas después de estar entrenando a tope para cargar las pilas con las vistas puestas en el reinicio del campeonato.

El lateral perico asegura que, tanto sus compañeros como él, trabajan fuerte “para conseguir la mejor forma posible” y recuerda que “lo más complicado ha sido tener que entrenar en casa. Llevamos tiempo con dobles sesiones con éxito y la gente está cogiendo la forma”.

Para él, este es el momento de “ir afinando más” la preparación “para conseguir mejorar poco a poco. Las sensaciones son mejores”, apunta a la vez que señala que “el tiempo dirá cómo llegaremos al momento clave”. Lo que no oculta es que “estar mejor que los rivales será algo que marcará la diferencia. Ahora has de centrarte en el día a día, en sentirte que estás trabajando y consiguiendo el objetivo de ponerte en forma”.

Argumenta, respecto a los entrenamientos realizados hasta el momento, que “nos hemos de exprimir al máximo. Será duro porque las condiciones no serán óptimas para volver a competir al 200 por cien. Las temperaturas serán más altas y los esfuerzos serán más duros. Además, no has tenido partidos de pretemporada para coger la forma. Será todo como más de golpe”.