El Espanyol puede vivir mejores y peores temporadas en el ámbito deportivo pero lo que tiene asegurado es el futuro, las jóvenes generaciones de espanyolistas vienen apretando fuerte y llevan el sentimiento blanquiazul muy adentro.

Es el caso de Marc, un perico que cumplirá cuatro años en pocos días y el cual ha demostrado saberse a la perfección el himno del Espanyol. A buen seguro su padre, Andreu ha tenido mucho que ver en todo esto.