Mediada la segunda parte del partido ante el Mallorca y con 0-0 en el electrónico se vivió un momento de pánico en el RCDE Stadium, en una disputa con un central bermellón Raúl de Tomás sufrió un problema en su bota derecha. El jugador madrileño miro al banquillo y pidió el cambio, o eso entendimos todos los que estábamos en el campo.

Incluso los fisios salieron disparados hacía donde se encontraba el delantero, que viendo la confusión enseguida se señaló las botas, dejando claro que lo que necesitaba era un cambio de botas, para respiro de todos los pericos que durante un tiempo sufrieron de lo lindo y es que el espanyolismo se agarra a Raúl de Tomás para luchar por la salvación.