El técnico del alevín A, Erik Llorca, ha demostrado ante todo el mundo los valores que se transmiten en la Dani Jarque, ha sido un verdadero ejemplo durante todo el torneo, pero especialmente cuando acabó la final ante el Barça y dejó claro a los suyos que no se podía llorar, porque representaban el escudo mejor que nadie.