El espanyolismo se llevó ayer una gran alegría con el empate in extremis del equipo en el Groupama Arena, con sabor especial sin duda para los más de 500 pericos que estuvieron en las gradas del estadio húngaro y que se hicieron notar durante todo el partido.

Al finalizar el choque se pudo ver la excelente comunión entre equipo y afición que sin duda es el primer paso para lograr el objetivo tanto en Liga como en Europa League.