El Espanyol logró el gol del empate en una extraordinaria jugada de Pipa con caño incluido que acabó mandando al fondo de las mallas Melendo, después de un rechace en un rival.