El partido de este jueves en el Ramón de Carranza tuvo un punto negativo más allá del fútbol, y sucedió al final del partido, cuando unos radicales del grupo Brigadas Amarillas lanzaron botellas de cristal a los miembros de la Juvenil’91 desplazados al estadio gaditano, ante lo que tuvo que intervenir la Policía Nacional, que cargó contra miembros de ambos grupos.

El asunto no fue a mayores, y en este sentido cabe destacar la actitud del grupo perico que se pegó 2.000 kilómetros para animar al Espanyol en el partido de Copa del Rey.

 

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol