El Espanyol llega el sábado al Bernabéu con una mala racha de resultados en el feudo madridiista, salvo algún empate que se ha podido cosechar lo demás todo han sido derrotas y alguna de ellas muy abultadas. La coincidencia ha querido en esta ocasión que los de Rubi lleguen en la misma posición que lo hicieron en la última vez que ganaron en la casa blanca, hace ya 22 años.

Para ver una victoria perica en el estadio madridista hay que remontarse hasta el 96 y aquel día tuvo un protagonista destacado, Jordi Lardín, que goleó por partida doble al Real Madrid y disparó al equipo hacía la UEFA que acabaría alcanzando en una gran temporada con José Antonio Camacho al frente del equipo perico.

Los de Rubi llegan con la ilusión de repetir esa hazaña, el equipo ha ilusionado a la afición y son conocedores que una victoria en el Bernabéu desataría la euforia entre la hinchada blanquiazul. La ilusión y la fe con Rubi en el banquillo existe. Ganas de sábado.