La última victoria ha confirmado que el camino que se está trazando a nivel deportivo está empezando a generar resultados. En esa línea se manifiestan todos los jugadores y esa misma idea es la que adopta Vargas. “El optimismo y la esperanza se nota en el compromiso de los jugadores, del club entero y de la afición”, comenta. “Es muy fácil darse cuenta tal y como está la afición. El optimismo de los jugadores es absoluto. No se puede pensar en otra cosa. Lo importante es el objetivo y hay que ser optimista hasta el final, estén como estén las cosas”, insiste.

El domingo espera un Sevilla que parece ‘herido’ por sus últimos resultados. Sin embargo, el delantero blanquiazul argumenta que “nosotros hablamos de nosotros y pensamos en nosotros sin importar el rival que sea. Sabemos que es un gran equipo, pero nos toca pensar en lo que hacemos nosotros y afrontarlo de esa manera”.

Apunta que su primer año en la liga española lo está viviendo con “normalidad”, pero anuncia que “me voy encontrando con mucha confianza día a día y estoy plenamente comprometido. Estando o no en el campo, sé que hay que ayudar al equipo. No importa lo personal, sino el equipo” y reconoce que ha notado “muchas diferencias” entre el nivel de juego de aquí y al que estaba acostumbrado en Argentina.