El equipo necesitaba una victoria como el comer y eso se vio cuando el colegiado pitó el final del partido y se desató la alegría de los jugadores sobre el césped de Montilivi. Infinitas muestras de rabia y alegría inundaron a la plantilla perica.

Especialmente emocionante fue su celebración con el nutrido grupo de aficioinados pericos que estaban en la zona visitante del estadio gerundense, a los cuales les regalaron sus camisetas como muestra de agradecimiento por el apoyo recibido.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol