Más de 2.000 ingleses estarán este jueves en Barcelona, tal y como os contábamos a primera hora, para ver el partido de vuelta de la Europa League. Pese a lo abultado del partido de ida los fanáticos del Wolverhampton no han querido perderse la ocasión de visitar la capital catalana.

Algunos de estos aficionados han provocado incidentes en el centro de Barcelona, concretamente en la plaza Real, ante lo que ha tenido que intervenir la Guardia Urbana. Los hechos han ocurrido en el centro de la ciudad, y ha sido detenido un aficionado radical del Wolves.