Este domingo se cumplen catorce años de la final de Copa del Santiago Bernabéu, donde el Espanyol se alzó con su cuarto título copero. Otra fecha imborrable para el espanyolismo, que en seis temporadas vio alzar dos títulos de Copa: en Valencia y Madrid.

El equipo blanquiazul no llegaba como favorito a la final, el Zaragoza había logrado dejar en la cuneta a Barça, Madrid y Atlético de Madrid y llegaba como favorito al feudo madridista, pero los nuestros desde un primer momento dejaron claro que aquella Copa viajaría hasta Barcelona. Apoteósico es recordar el recibimiento al autocar del equipo en la Castellana madrileña, muchos jugadores han afirmado que la final se empezó a ganar en ese momento.

“La llegada a La Castellana, fue extraordinario ver a nuestra gente cómo golpeaba el autobús, nosotros cantando y liberándonos de la tensión que teníamos. No llegábamos como favoritos pero sí teníamos mucha fe y convicción en lo que hacíamos y salió a pedir de boca; fue la final soñada por todos”, así lo describe Luis García, uno de los protagonistas de la final en Mundo Deportivo.

El Espanyol se impuso con comodidad al equipo maño con goles de Tamudo, Luis García por partida doble y Corominas. Una Copa que la hinchada perica disfrutó mucho en el Santiago Bernabéu y con un trío que destacaba por encima de todos, el formado por Luis García, Iván De la Peña y Raúl Tamudo. Tiempos imborrables que esperamos pronto podamos volver a vivir.