Todos los compañeros de vestuario de Wu Lei destacan lo rápido que se está aclimatando a la ciudad de Barcelona, al vestuario perico y a su nueva cultura. Incluso empieza a soltarse ya con alguna frase en español. Una adaptación en tiempo récord.

El astro chino ha llegado a Barcelona tan sólo acompañado por su esposa, sus dos hijos seguirán en China mientras que no encuentre un piso donde lo tenga ya todo preparado para que puedan venir y vivir todos juntos en España. En estos poco más de quince días que el jugador llegó a nuestro país, lo hemos podido ver en la plaza Cataluña, dando de comer a las palomas o por la zona del Maremagnum, disfrutando de dos lugares típicos de la capital catalana.

El jugador está buscando piso junto a su esposa en zona Olímpica de Barcelona, Wu Lei se ha enamorado de está zona de la ciudad y es así donde está centrando su búsqueda para ubicar su nuevo hogar. Por el momento se mueve por la ciudad con un traductor catalán de origen chino, Patrick, que el club le ha puesto a su servicio para que le sea más fácil su día a día. En los entrenamientos, Rubi se reúne antes de las sesiones con el intérprete para explicarle las rutinas de cada día.

Además vive está viviendo el Espanyol desde muy adentro, el fin de semana pasado estuvo en la Dani Jarque viendo al juvenil y al filial espanyolista. El jugador llegó como un auténtico fichaje mediático, pero en poco tiempo está despejando las dudas que la afición perica tenía en el terreno futbolístico. Su partido partido contra el Rayo encandiló a la afición espanyolista, forzando un penalti y siendo un peligro constante.